El despido colectivo

Despido colectivo Anidos Lamela Abogados

El despido colectivo, regulado en el art. 51 del Estatuto de los Trabajadores, es la extinción de contratos de trabajo basada en circunstancias de la empresa, siempre y cuando, en un período de 90 días, afecte a un determinado número de trabajadores.

¿Cuáles pueden ser sus causas?

– Económicas: la situación económica negativa de la empresa o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas. La disminución es persistente si durante 3 trimestres consecutivos el nivel de ingresos o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.

– Técnicas: los cambios en el ámbito de los medios o instrumentos de producción.

– Organizativas: los cambios en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción.

– Productivas: los cambios en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado.

¿A cuántos trabajadores afecta?

Cuando la extinción no alcance a la totalidad de la plantilla, deberá afectar al menos a:

– 10 trabajadores en empresas que ocupen menos de 100 trabajadores

– 10% en empresas que ocupen entre 100 y 300 trabajadores

– 30 trabajadores en empresas que ocupen más de 300 trabajadores

Cuando la extinción alcance a la totalidad de la plantilla, por cese total de actividad de la empresa, deberá afectar a más de 5 trabajadores.

El período de consultas

El despido colectivo deberá ir precedido de un periodo de consultas con los representantes legales de los trabajadores, para evitar o reducir los despidos colectivos y atenuar sus consecuencias. No podrá tener una duración superior a 30 días naturales, o 15 en el caso de empresas de menos de 50 trabajadores, y finalizará:

– Con acuerdo: el empresario trasladará copia íntegra del mismo a la autoridad laboral.

– Sin acuerdo: en este caso, el empresario remitirá a los representantes de los trabajadores y a la autoridad laboral la decisión de despido colectivo adoptada y sus condiciones.

Notificación individual a los trabajadores

Alcanzada la decisión de despido colectivo, el empresario podrá notificar los despidos individualmente a los trabajadores afectados, cumpliendo 3 requisitos formales:

Entregar al trabajador la carta de despido expresando su causa.

Poner a disposición del trabajador, simultáneamentea la entrega de la carta de despido, la indemnización de 20 días por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año y con un máximo de 12 mensualidades. Si por causa económica no pudiera poner a disposición del trabajador la indemnización, el empresario deberá reflejarlo en la carta de despido, y el trabajador podrá exigirla cuando su despido sea efectivo.

Conceder al trabajador un plazo de preaviso de 15 días, computado desde la entrega de la carta de despido al trabajador hasta la extinción de su contrato de trabajo. Si el empresario no realiza el preaviso, deberá abonarlo en el finiquito.

¿Cuándo y cómo impugnarlo?

El despido colectivo podrá impugnarse con la interposición de una demanda por los representantes de los trabajadores, la cual paralizará la tramitación de las acciones individuales iniciadas hasta la resolución de aquella, o mediante acción individual.

El trabajador que pretenda impugnar su despido dispone de 20 días hábiles, contados a partir del día siguiente a la fecha de extinción de su contrato de trabajo. Dentro de este plazo deberá interponer la papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) y, si no se alcanza un acuerdo, la demanda ante el Juzgado de lo Social.

Calificación y efectos

– Procedente: se declarará extinguido el contrato de trabajo y se condenará al empresario a satisfacer al trabajador la diferencia entre la indemnización abonada y la legal (en caso de error excusable en el cálculo).

– Improcedente: el empresario podrá optar entre:

a) Readmitir al trabajador y abonarle los salarios de tramitación, reintegrando el trabajador la indemnización previamente percibida.

b) Abonarle una indemnización de 33 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año y con un máximo de 24 mensualidades o la diferencia entre la previamente abonada y la legal.

Si el contrato es anterior al 12 de febrero de 2012 existen dos períodos, por lo que deberá abonarle una indemnización mixta de 45/33 días de salario por año de servicio, con el tope de 720 días en total (aunque puede superarlos en el primer período) y con un máximo de 42 mensualidades.

– Nulo: se condenará al empresario a readmitir al trabajador y a abonarle los salarios de tramitación, reintegrando el trabajador la indemnización previamente percibida.

Si te han despedido, te recomendamos que realices una consulta cuanto antes, debido a la complejidad que entraña este tipo de procedimiento y a su ajustado plazo de impugnación. Y si, por el contrario, tienes que realizar algún despido, el asesoramiento será fundamental para que se ajuste a derecho. Ya sabes, una consulta a tiempo evita problemas.

En próximos artículos analizaremos el despido objetivo y el despido disciplinario.

consulta-online-anidos-lamela-abogados¿Tienes alguna duda?

Realiza una consulta online.

Comparte este artículo
Suscríbete al blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *